Doscientos días que parecen años

La obra:

Doscientos días Tercer Acto

José Matías recuerda con un inmenso cariño su niñez, la abuela que cada mañana le enseñaba a amasar los granos para asar las arepas, pero también a acariciar la vida, que en medio de las lecciones de la escuela le trajo a Matilde, quien luego de muchos juegos de amor se convierte en la madre de sus hijos, en la amante, en la compañera con la cual se construye una nueva familia.

 

El trabajo se hace necesario para criar los hijos, las conversaciones con los compadres dan cuenta del amor en familia, de los problemas del diario vivir, los cuales se hacen menos rudos al calor de unos “tragos” el día de descanso.

 

La llegada de unos seres extraños trae consigo la desgracia, pues la tierra está en juego, y con ella el hogar, los niños, el amor, la vida que se apaciguaba entre los cultivos de plátano y el olor del café servido con arepa al despuntar la mañana.


Inspirada en nuestras costumbres, en las vivencias amargas y dulces, en el aroma del campo y del leño prendido al despertar la mañana. De nuestros amores convertidos ahora en recuerdos, del cruel parto a una vida incierta, pero claramente necesaria para ser lo que somos.


Records:

Ganadora del Localidades Culturalmente Activas 2010

Encuentro Distrital de Teatro Comunitario 2010

Proyecto Relanzamiento 2011 Casa Teatrova

Temporada Acto Latino Abril 2011

Programación Fundación Gilberto Álzate Avendaño 2011

Festival de Artes Santa fe 2011

Temporada Arte Si, Amenazas No.

Festival de Teatro de Bogotá 2011

Reparto:

Doscientos días Tercer Acto

Eddy La Verde

Natalia Ruiz

Stefanía Marín

Daniel Castro

 

Dirección: JHON EDWIN BARRIOS

Requerimientos técnicos:

Espacio escénico de mínimo nueve metros de frente, por Seis de fondo y Cuatro de alto. Con cámara negra

Disponibilidad Tres (3) horas para montaje y preparación.

15 luces generales y con filtros rojos, ámbar y azules, equipo de sonido con unidad de CD.

Micrófono de piso con base para tras escena.

 


Doscientos días Tercer Acto

Nos hemos desangrado, tantas veces acudimos a los entierros de los sueños, aplastaron nuestras ideas, revolcaron nuestras camas buscando estragos de amores frustrados, comimos lodo en vez de semillas, nos arrastramos por sendas de frio entre el pánico de los niños mordisqueando ilusiones y mujeres paridas a medio suelo, sentimos botas que pisotearon recuerdos y marchas que fusilaron cuerpos como trapos al viento…


Entre la niebla rojiza de la lejanía se divisa la luz de la mañana, abro mi boca para saber que aun respiro.


entrevista:


Parte 1

Parte 2